LA GACETA NEOYORQUINA

Caminando la ciudad

Jacinta Clusellas: “Hay que aprender a bancarse el caos, y tener fuerza para construir donde pareciera ser imposible”

jacinta2

La dulzura y delicada poesía de la voz, composiciones y música de Jacinta Clusellas, su juventud y carita de ángel que parece no mata ni una mosca, esconden un espíritu determinado y competitivo. No dejan ver a una cantante completamente abocada a su arte, a conseguir sus metas artísticas, a hacer realidad sus sueños con vigor y honestidad, en la plaza más competitiva del mundo que es Nueva York.

De tiempo en tiempo el periodismo te da esos regalos inspiradores, conocer a jóvenes artistas que están en el inicio de sus carreras pero que parecen mayores, por su madurez y profesionalidad; y reconocer en sus miradas y maneras, en sus comentarios llenos de romanticismo, vitalidad e inocencia, reconocer a los mejores en sus principios.

Ya el tiempo se encarga de separar la paja del trigo, de hacer las mejores ediciones. Pasan los años y a veces uno también como periodista se encuentra con aquellos ex jóvenes artistas que han mutado de la euforia a la frustración, de la inocencia a la amargura, de los sueños a la “realidad”, de quererse comer el mundo a la crítica despiadada de nuevas generaciones artísticas… o se encuentra con aquellos que simplemente quieren seguir soñando.

Jacinta Clusellas sueña y acompaña esos sueños con mucho trabajo, cantando y componiendo coplas, jazz latino y folclore argentino, en su sentido más experimental. Estudió en el Berklee College de Massachusetts y ha cantado en múltiples escenarios de NYC, Boston, Argentina y Chile. Hasta hace unos meses que presentó su primer disco: “El Pájaro Azul”, inspirado en un cuento de Rubén Darío y producido por la candidata al Grammy Latino Marián Gómez Villota.

En este disco podemos disfrutar de canciones como Thalassa, y escuchar por ejemplo: “El río lleva en su canto la música del amor, decir que lleva alegría es decir que lleva dolor…” o estos hermosos versos de Coplas al agua: “Aguita de río manso fresca y clarita, libre como venís, no voy a acorralarte en mis manos siempre andarás en mí, siempre andarás. Agüita de niebla densa tapa el camino, no se puede seguir, sólo queda verse uno mismo, siempre andarás en mí, siempre andarás. Aguaita que hay en mis ojos salir y que rebalsas de nostalgias… que hay en el cielo y que con los vientos te has alejado de aquí, siempre andarás en mí… queda tu regalo en mi suelo, siempre andarás en mí”.

Jacinta es como una gota de agua de río, ya lejos de su manantial pero cristalina, apenas enturbiada por la vida, cuya música me hace recordar el poema: “El Río” de Javier Heraud, por su ímpetu, fatalismo y búsqueda de identidad.

Jacinta Clusellas tuvo la gentileza de ofrecerme esta entrevista:

¿Cómo nació tu vocación musical?

Siempre hubo música en mi casa, y cuando yo tenía once años mi papa se reencontró con un amigo músico que estaba enseñando guitarra y me ofreció tomar clases con él. Nunca me voy a olvidar de esa primera clase.

jacinta¿Cuándo uno habla o escucha música argentina -no sé si estarás de acuerdo conmigo- se escucha y habla más de rock argentino o tangos, incluso música de protesta a lo Mercedes Sosa; pero tu música no se enmarca necesariamente en esas dos o tres grandes tradiciones y columnas de la música argentina.¿Cómo definirías tu música?¿Por qué hacer jazz en Argentina o jazz latino y folklore en NYC?

Hacer este tipo de música no fue una elección consciente para mi, creo que fue un reflejo de lo que viví en estos últimos años afuera de mi país. Hoy la definiría como una fusión de folklore argentino con jazz y música de cámara, en el contexto de canciones. ¡Pero no me gusta definirme con un estilo, y espero que la vida y la música siempre vaya cambiando!

¿Cómo fue tu decisión de venir a USA?

Desde chica supe que quería viajar mucho y vivir en otros países. Tuve la suerte durante mis años estudiando música en Buenos Aires, que mi escuela de música (la EMBA) era visitada por muchos artistas internacionales. Con las clínicas y clases que pude tomar creció en mí un interés muy grande por estudiar afuera y aprender de los maestros del jazz. Ahí fue cuando me enteré de que Berklee estaba haciendo audiciones en Buenos Aires y conseguí la beca para poder ir a estudiar a Boston.

¿Cuéntame de tu formación en Argentina y lo que te ha dado musicalmente una ciudad como Nueva York?

En Argentina tuve grandes maestros, de la música y de la vida, que supieron inspirarme y darme el aliento para elegir la música como profesión. Les debo a ellos mucho más de lo que jamás pueda agradecerles en palabras!

En Nueva York vivo hace seis meses nomás, y lo que me está dando es mucho aprendizaje y crecimiento. Mucha perspectiva también, y apertura a nuevas posibilidades, tanto en mi vida como en la música.

¿Cómo ves la escena musical latina en Nueva York? ¿Por qué escogiste NYC y no, por ejemplo, Miami o Los Ángeles?

Nueva York es una ciudad que está en constante ebullición y cambio, con incontables proyectos emergiendo simultáneamente. Hay una energía de expansión y descubrimiento, de mucha creatividad. Para desarrollar y ser parte de proyectos artísticos yo creo que es una ciudad increíble. Hay que aprender a bancarse el caos, y tener fuerza para construir donde pareciera ser imposible, pero yo creo que hay mucho por hacer acá, incluyendo la escena musical latina. Me inspira ver tanta gente creando y yendo para adelante con sus proyectos.

jacinta1¿Cómo es el proceso de escritura de tus canciones?¿Te vienen en sueños como a otros grandes músicos? El “Pájaro Azul”, por ejemplo, suena muy soñador, muy inspirador, llama a salir a conquistar el mundo. Siento que tu música es una música de búsqueda, de indagación, de afirmación de una identidad…

Sí, exactamente. Las canciones que escribí hasta ahora vinieron de un proceso de mucho cambio e introspección a la vez, de mucha profundidad, buscando siempre decir algo verdadero. En general necesito sentir un propósito fuerte para escribir una canción. ¡Lo cual es muy lindo pero puede ser agotador a la vez!

El Pájaro Azul vino de un viaje por México con mi hermano. Un día tocando la guitarra se me ocurrió la frase “se viene la partida del pájaro azul” sin saber que significado tenía, y un tiempo después me encontré con el cuento El Pájaro Azul de Rubén Darío, en el que un poeta llamado Gracín dice tener atrapado en su cabeza un pájaro azul (que para mí representa su creatividad, su esencia) y al final del cuento lo deja ir… Cuando leí ese cuento decidí grabar mi disco, con el mensaje de que dejemos volar a ese pájaro azul que todos tenemos atrapado en nuestras cabezas.

¿Extrañas Buenos Aires, Argentina?

Sí, mucho.¡Sobre todo desde que me mude a Nueva York! Extraño a mi familia, amigos, y el estilo de vida argentino, que es tan diferente al de acá!

¿Hasta dónde quieres llegar?

Quiero seguir haciendo música con la gente que quiero, seguir creciendo, y encontrando inspiración. También creando proyectos y oportunidades para otros artistas, conectando personas. No se trata de llegar a algún lado en particular. En mi experiencia hasta ahora aprendí que si trabajo y voy para adelante las circunstancias son cada vez mejores y los logros cada vez más grandes. Pero el verdadero desafío está en disfrutar el proceso y el día a día.

¿Qué significa el mar, el azul para ti? Obviamente es tu color favorito…

¡Sí lo es! Es un color profundo para mí, que transmite paz y fuerza a la vez. Mi primer guitarra eléctrica fue azul, mi mejor amiga se llama Azul y mi primer disco El Pájaro Azul…¡por algo será!

¿Sabes, no creo que estés de acuerdo, pero tu música me llama a sacar mi colchoneta y hacer yoga. Es como una música muy espiritual, que te lleva a la meditación y a la conexión contigo mismo.¿Cómo lo ves?

¡Me alegra mucho que te transmita todo eso, gracias! Creo que la magia en cualquier tipo de arte es transmitir distintas emociones y estados a distintas personas. Para mí esta música es profunda y espiritual, pero también lleva consigo mucha fuerza y expansión.

¿Cómo es tu vida en NYC? ¿Qué te gusta y qué no te gusta de la ciudad?

Todavía estoy adaptándome al ritmo de esta ciudad, encontrando mi ritmo dentro del caos. Me apasiona la cantidad de posibilidades

¿Hasta cuándo te esperas quedar por aquí? ¿Hasta un grammy, discos de platino, tocar en el Madison?

¡Esa respuesta no la tengo! Creo que Nueva York se merece unos años de mi vida, y que yo necesito tiempo para entender si realmente es una ciudad donde yo quiero seguir construyendo. Pero no tengo ni idea de cuanto tiempo será.

¿Cómo fue tu experiencia en la escuela de música? ¿Se puede ser músico o artista en una escuela?

Mi experiencia en Berklee fue increíble, hermosa. También muy exigente y sufrida, pero me llevé un aprendizaje imposible de describir. Estoy muy agradecida de haber estado ahí y sobre todo, de haber conocido tantas personas increíbles de casi todos los rincones del mundo.

Al mismo tiempo, creo que es muy difícil ser artista dentro de una escuela. Sólo se puede yendo en contra y rompiendo con las exigencias de la escuela, lo cual suena bastante ridículo, ¿no? Yo creo que, como todo, es una cuestión de encontrar el balance delicado y justo para poder desarrollarse técnicamente y artísticamente. Creo que para cada persona es diferente y todos sabemos internamente cuanto darle a cada aspecto.

http://www.jacintaclusellas.com

jacintafirma

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: